Bieninformado

EL POLITÉCNICO Y LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL

Valora este artículo
(2 votos)

"No trates de llegar a algo, solo trata de ir más allá de donde estás y de lo que eres".

Jodorowsky.

 

Por Francisco Flores Legarda.

 

Acostumbrados a una ciudadanía desmovilizada, la movilización de los politécnicos agita intereses que, o se sienten amenazados, o bien ven la oportunidad de ganar influencia. Tampoco falta la picaresca que decodifique la avanzada de la sucesión presidencial.

De esto último no viene al caso hablar del "destape" de Miguel Ángel Osorio Chong o decir que es un "superstar". Son opiniones ociosas frente a los retos de una institución, el Instituto Politécnico Nacional, que se exige una mejor gestión de sus asuntos internos. Eso es lo importante.

Por lo que se refiere a quienes se sienten amenazados por el movimiento, la oligarquía, se dedica a provocar y no vale la pena hacerle el juego. En el control de los medios dispone de testaferros –tiradores o sicarios- en posición de descalificar el movimiento politécnico. La oligarquía, sus miembros en lo individual también, considera ser la única en tener interlocución cara a cara con el gobierno. Una interlocución siempre en lo oscurito. A esa oligarquía le aterra que el gobierno se abra al diálogo público con una movilización social. Sépanlo que cuando eso llega a ocurrir es porque los mecanismos institucionales fallaron.

Desde otra perspectiva están los colectivos radicales, con otra manera de ver las cosas. Para ellos es la oportunidad de impulsar su propia agenda política, abiertamente antigobiernista y de escasa difusión.

Bajo estas condiciones que se superponen al movimiento y lo distorsionan, aparecen pugnas palaciegas que no ven más allá de la sucesión presidencial; pone en alerta a la oligarquía -la gran ganadora de las reformas estructurales- pues considera que los poderes públicos sólo están ahí para su servicio y cuidan mantener esa ventajosa posición que mantiene la exclusión social; por su parte, los colectivos que no están reconocidos dentro de la comunidad politécnica, se aprestan a darle una dirección política al movimiento.

Sin perder la atención sobre estos detalles vale hacer una recapitulación breve del movimiento:

El jueves 25 de septiembre se da la monumental movilización politécnica, de rechazo al nuevo reglamento del IPN y a la modificación del plan de estudios.

El martes 30 de septiembre ya se tiene un pliego de 10 puntos, entre los cuales ya destaca la petición de la renuncia de la directora Yoloxóchitl Bustamante Díez. El movimiento es reconocido como interlocutor válido por el gobierno.

El viernes 3 de octubre, el gobierno ofrece a los manifestantes la respuesta oficial a considerar. Dentro de ella se incluye la cancelación del nuevo reglamento y del nuevo plan de estudios, así como la aceptación de la renuncia de la Directora.

Hasta este momento es clara la victoria del movimiento, para la cual la acción directa fue una estrategia eficiente. Dentro del movimiento se inicia una discusión entre quienes se consideran satisfechos con lo conseguido y es hora de regresar a clases. Mientras, hay otro sector que llama a no confiarse y proveerle más puntos al pliego original (Como la investigación y castigo de los que atacaron la manifestación de los normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre. Hechos que tienen como presuntos implicados al gobierno local del PRD y el crimen organizado)

Si no hay conciliación entre los puntos, las asambleas estudiantiles se van a polarizar hasta dejar de ser representativas pues el encono merma la participación.

Aquí la disyuntiva es crucial para la comunidad politécnica. Mantenerse como un movimiento con justificación académica y que le ha valido ganar la primera etapa de esta lucha. Ahora le corresponde organizar, en la medida que tiene la iniciativa, la segunda etapa de la movilización, centrada en cuestiones internas como lo pueden ser: pugnar por una nueva ley orgánica y alcanzar el estatuto autónomo para el IPN.

La otra opción es dar un giro al movimiento, dotarlo de una agenda política (de disputa por el poder) en la que el pliego de peticiones va creciendo y nunca es suficiente. En esta opción la acción directa perderá eficacia. Le exige apoyos, de alianzas externas pues la comunidad politécnica no es suficiente, con el riesgo de disolver la fuerza interna y aislar al movimiento si no construye pronto esas alianzas.

A qué están dispuestos los politécnicos, de qué medidas estarán dispuestos a echar mano para calcular una decisión mayoritaria: la unanimidad, la mayoría calificada o la mitad más uno. Lo peor sería rehuir las decisiones de consenso y zanjar las diferencias abandonando el movimiento o liándose a golpes.

Salud y larga vida y luchar para vivir.

@profesor_F

Más Leidas

Lo Más Visto

Nota Roja

Error: No hay noticias

Lo Más Reciente

Más Noticias

© Todos los derechos reservados, bieninformado.mx 2011