Bieninformado

CAMPAÑAS NO ENCUENTRAN NARRACIÓN

Valora este artículo
(2 votos)

Francisco Flores Legarda

 

“El odio es un amor que no ha logrado ser correspondido” Jodorowsky

Las campañas políticas del verano del 2016 no encuentran narración que se apiade de ellas. Habrá que esperar los resultados del próximo 5 de junio. Doce gubernaturas en juego y algo más. Entonces se tendrá materia sustanciosa que comentar, distante de la coprofagia de campaña.

En el vacío cívico –ausencia de civilidad aunque exista “autoridad”- se han arrojado las campañas. Por eso esta semana se ha hecho más palpable un relato con más miga, que remite al 2018 y tejido de tiempo atrás. Desde el momento de la asunción de Manlio Fabio Beltrones como presidente del comité ejecutivo nacional del PRI, su posibilidad de ser nominado a la presidencia de la república por su partido ha sido atajada con el tabú: el presidente del partido no puede ser presidente de la república. En ésas están los transformadores, los modernos cavernícolas. A Beltrones se le trata cual infante de tutor autoritario: puedes ver la tele pero no prenderla.

Pero les decía, esta semana notas y columnas periodísticas se han acercado a pormenorizar la relación Beltrones-Osorio Chong a la luz de las campañas en curso y su efecto sobre el PRI. Otra vez el disenso soterrado, sin asamblea o foro partidario de por medio. No hay experiencia en cabeza ajena. Como los depredadores, el pasado no les informa nada, su aptitud se reduce a olfatear la oportunidad y de ello hacen depender su existencia política. Jamás un legado duradero que presumir les interesa construir. Están lejos de Calles y de Cárdenas. De igual modo, el juego es vencer o morir.

Pero ya no juegan solos. Lo cual no se debe a la blandengue autoridad electoral, comparsa a sus órdenes. Ni el pluralismo fingido, partidocracia de saltimbanquis y alianzas corruptas. Los políticos saben que son vigilados por el gobierno de los Estados Unidos, por la Unión Europea y los inversionistas globales. Los políticos ya no tienen la red de protección que les confería el nacionalismo. Ya no basta estar alineado y alienado en el presídium para poner cara de esfinge. Ahora el foro se parece a un palenque para un gallo en solitario, puesto al centro, dispuesto a ser visualizado por los espectadores, trasportados y colocados, a prueba de indignados. A los políticos ya se les ve moviéndose como monos enjaulados. Macacos sin gracia.

En medio de este novísimo orden la gente es lo de menos, a rascarse con sus propias uñas, sin considerar los extremos de este abandono: la justicia por propia mano, ni hablar del ingreso de familias enteras a las filas del crimen organizado. Eso sí, nada de marchas, protestas o blandir el látigo de las redes sociales. Hay que regimentar a las mayorías, las libertades efectivas son para el uno por ciento. 

Salud y larga vida y luchar para vivir.

@profesor_F

Más Leidas

Lo Más Visto

Nota Roja

Error: No hay noticias

Lo Más Reciente

Más Noticias

© Todos los derechos reservados, bieninformado.mx 2011