Bieninformado

JUSTICIA DIVINA

Valora este artículo
(0 votos)

 

Nombran Mujer Ilustre 2017 a Elena David Chávez de Porras, fundadora de “Reto a la juventud México”, más de 45 años rescatando mujeres en las calles.

Por Rogelio Guerra: Este miércoles quedó en la memoria de los juarenses el nombre de Soad Elena David Chávez de Porras, quien recibió el reconocimiento nombrándola Mujer Ilustre 2017 por su larga trayectoria humanista y social, más de 45 años trabajando con mujeres, sacándolas de las drogas y la prostitución.

 

Hablar de Elenita Porras como la conocen sus amistades más allegadas y familiares, es hablar de toda una dama, quien ha dedicado la mitad de su vida en servir a los demás, especialmente a las mujeres desamparadas, esas que la sociedad en muchas ocasiones ignora, maltrata, de la que abusan, ayudándolas a salir adelante e integrándolas a la sociedad, pero empecemos por el principio, ¿cómo llegó Elenita Porras hasta aquí?

 

Soad Elena David Chávez de Porras nació en Chihuahua capital, a los 13 años vino a ciudad Juárez junto a sus padres ya que una hermana mayor se casó en los Estados Unidos y querían estar más cerca de ella, por lo que decidieron quedarse a vivir definitivamente aquí,  su padre Amin David, un dentista muy reconocido en la época de los 30´s y su madre una emprendedora mujer quien instaló una pequeña fábrica iniciaban su nueva vida en la frontera, al paso de los años Elenita termina sus estudios en el Colegio Comercial Pérez, de la se recibió como Auxiliar Contable, la escuela se ubicaba en ese entonces  en las calle Mejía y Madero, vivió una juventud de ensueño, posteriormente conoció a Raúl Porras Ornelas, del cual se enamoró y que contrajo matrimonio, Porras Ornelas era un agricultor en Zaragoza y también fue juez en el registro civil en esa época.

 

FORMA UNA FAMILIA Y NACE ELENITA PORRAS, ACTIVISTA SOCIAL

Del matrimonio entre Elenita y Raúl, nacieron cinco hijos, Isabel, Enrique, Raúl, César y Rocío, el matrimonio estaba conformado y feliz, en 1970 el hijo de una trabajadora de Elenita se metió en las drogas y en problemas, por lo que fue llevado al Tribunal para menores.

 

Elenita Porras acude a visitar al hijo de su empleada y ahí fue cuando su vida cambió por completo, se dio cuenta de la situación que se vivía en la ciudad con los jóvenes y niños internos, eso fue lo que cambió el rumbo de su vida, nunca antes había visto a muchachitas de 11 años usando drogas y algunas otras ya inmiscuidas en la prostitución.

 

“Ese fue el escenario que Dios preparó para mí, tocar mi corazón y aunque no sabía nada de drogadicción, me resultaba increíble, niñas pequeñas que solo hablaban de drogas y prostitución como si fuera el único fin de su vida” comentó Elenita Porras.

 

¿QUE FUE LO PRIMERO QUE HIZO AL VER ESE ESCENARIO?

“Fue arrodillarme delante de Dios, pedirle su perdón por haber vivido tan ajena a un problema tan grave” comentó Elenita quien al recordar esa época sus ojos le brillaba al revivirlo como si fuese en ese momento.

 

De ahí en adelante se dedicó en rescatar de las calles a todas las niñas y mujeres que se iba encontrando, eso fue en 1970, visitar hogares de las jovencitas que se encontraba para conocer su tragedia a fondo y tratar de ayudarlas, pero cada vez se encontraba con cosas peores, las propias madres se drogaban y se prostituían, estaba sumergidos en un ambiente de depravados, era la razón por la cual esas niñas se encontraban en ese círculo vicioso.

 

“Entre más grave era el problema, más crecía en mi corazón la pasión por ayudarlas y sentí que si no las ayudaba, no había para ellas una esperanza, estuve por nueve años aprendiendo en lo más bajo de la Mariscal, en 1979 renté una casa para poderlas recoger y comenzar ayudarlas, soy cristiana y tengo principios con la firme convicción que al momento que el ser humano reconoce que es importante para él, su valor cambia y nace una nueva esperanza en el” comentó Elenita Porras.

 

A lo largo de estos 45 años de trabajo social, han pasado más de mil mujeres a las cuales se les ha ayudado, el 62% ha sido un éxito ya que no han reincidido en las drogas, algunas han terminado sus estudios mediante talleres tales como costura, cocina, computación y estética, es la preparación para que se integren a sus familias y a la sociedad” agregó Elenita Porras.

 

En el año 2000, el municipio de Juárez que en ese entonces estaba como presidente municipal Francisco Villarreal, al conocer la trayectoria y sobre todo la labor de Elenita de Porras, dona un terreno ubicado en la colonia Tierra Nueva con una magnitud de 8,136 metros cuadrados, sin tener dinero, solo el sueño, pero las ganas de realizarlo le dieron fuerza para trabajar muy duro y cumplir ese sueño.

 

Elenita Porras presentó un proyecto del primer internado femenil al Gobierno Municipal, Gobierno del Estado, al Empresariado Chihuahuense y a la fundación Rosario Campos de Fernández, quienes aportaron los recursos para edificar el internado el cual actualmente cuenta con 20 damitas internas.

 

Se atiende cada año a un aproximado de 85 a 90 damitas, que son rescatadas de las drogas y la prostitución, Elenita a sus 83 años, continúa trabajando en busca de dignificar a la mujer de esta ciudad la cual dice sentirse juarense de corazón, Elenita ha recibido varios reconocimientos por su labor social, pero el que le fue entregado este miércoles, es uno de los más representativos por lo que representa ante la sociedad.

 

Hasta el momento sigue trabajando con sus damas, tiene dos carritos de hot dog´s, los cuales atienden para recabar recursos y mantener los gastos operativos del internado, además de otros antojitos mexicanos que venden durante los fines de semana, quienes deseen ayudar con esta labor, lo pueden hacer mediante la cuenta Bancomer: 0445191513 a nombre de “Reto a la juventud México”, cualquier apoyo es importante para que esta labor siga su curso.

 

“Me siento muy bendecida y privilegiada, nunca pensé que andar en los barrios recogiendo jovencitas iba a poder ser reconocida de una labor tan sencilla y callada” comenta Elenita Porras.

 

Elenita de Porras quiere dejar dos cosas importantes en esta vida

 

1.- El corazón sensible de mis juarenses que han creído que una joven drogadicta puede cambiar.

2.- Quiero dejar como un testimonio y un legado para esta generación que Dios es real y que todavía usa corazones sensibles a la necesidad de nuestro prójimo.

 

Elenita de Porras estuvo rodeada de muchas mujeres que han seguido su trayectoria y en especial de algunos de sus hijos, quienes compartieron con nosotros algunos momentos de su madre.

 

“Nunca descuido su hogar, a su esposo y a sus hijos, acudió a todas las actividades de la escuela, a mí me llevaba de niña con apenas cinco años al Tribunal, yo iba con una bolsita con juguetes, mi madre juntaba en la semana ropa, juguetes y varios accesorios para llevarle a las internas, deseaba que fuera lunes, lo esperaba con gusto, yo me quedaba a una distancia y jugaba, mi madre abrazaba a sus mujeres con gran gusto, nunca dejó de verme, me cuidaba a la distancia, también nunca nos enfermamos de ninguna infección en el lugar, hoy está cosechando lo que sembró”, comento Rocío, la hija menor de Elenita, quien con sus ojos mojados, compartía con un grande orgullo anécdotas de su madre.

 

Elenita de Porras aprovechó la oportunidad para comentar que nunca descuido a sus hijos, y se siente orgullosa de ellos porque son buenos cristianos, la ayudan económicamente para que este proyecto siga, siempre tienen la manera de pagar sus gastos personales, lo mejor para Elenita es ver la satisfacción de ver vidas cambiadas por el poder de Dios.

 

¿QUE LE DICE A LOS JUARENSES?

“Que siempre hay una esperanza de cambio, si nosotros estamos dispuestos a olvidarnos un poco de nosotros mismos y pensar en los demás, nosotros debemos amar al prójimo como a nosotros mismos”, finalizó Elenita de Porras.

 

Sin duda alguna, hay quienes descubren la misión que tienen en esta vida, y Soad Elena David Chávez de Porras, la descubrió desde hace 45 años, hoy  a sus 83 años sigue firme como desde el primer día y tiene muchos planes para que esto crezca, dejar como legado el servir a la sociedad, ayudar al más necesitado, la generosidad de Elenita van más allá de una labor social, va hacía una labor encomendada por Dios y que deja a sus hijos como legado para que continúen su labor para que esta sociedad tenga la oportunidad de un cambio.

 

Es por ello que fue reconocida como la Mujer Ilustre 2017, enhorabuena Soad Elena David Chávez de Porras, que siga la labor que emprendió con su fundación “Reto a la juventud México”.

 

Amistades y familiares se reunieron en conocido restaurante de la localidad para agasajar a Elenita de Porras y no podía faltar el equipo del programa “Esencia de Mujer” quienes la postularon para este premio, ahí Sandy García agradeció a Elenita toda su trayectoria y dice sentirse afortunada de conocerla y de tomar su ejemplo para seguir ayudando a las personas.

 

Si deseas apoyar esta noble causa la dirección es la siguiente calle Puerto Cádiz # 1624, colonia Tierra Nueva, Teléfono 647-3600, únete y se parte de esta gran lucha.

 

Cuantas historias no hay en esta activista social, cuántas mujeres fueron rescatadas y que hoy tienen una vida feliz, cuantas tomaron su mano y caminaron hacia el cambio, Elenita de Porras tiene mil historias que contar, pero lo que mejor le sale es seguir tomando las manos de esas mujeres maltratadas por la vida.

 

Modificado por última vez en Miércoles, 08 Marzo 2017 23:27

Más Leidas

Lo Más Visto

Nota Roja

Error: No hay noticias

Lo Más Reciente

Más Noticias

© Todos los derechos reservados, bieninformado.mx 2011