Bieninformado

TODO UN TRAUMA EN LOS NIÑOS

Valora este artículo
(0 votos)

 

Es la inflamación del apéndice cecal, una estructura tubular que se encuentra en el intestino grueso, específicamente en el ciego, cerca de la unión con la porción terminal del intestino delgado, en el cuadrante inferior derecho del abdomen.

 

La función del apéndice es todavía desconocida; una teoría es que sirve como un almacén para las bacterias que ayudan en la digestión después de infecciones gastrointestinales. La extirpación quirúrgica del apéndice no causa problemas en la salud.

El problema generalmente ocurre cuando el interior del apéndice resulta bloqueado por heces, un cuerpo extraño o, en raras ocasiones, por un tumor. Esta obstrucción ocasiona una proliferación bacteriana que inflama y ulcera la mucosa, hay acumulo de secreciones e incremento en la presión intraluminal.

Síntomas

El dolor abdominal es el síntoma predominante, tiende a desplazarse a la parte inferior derecha del abdomen y generalmente se concentra en un punto directamente sobre el apéndice llamado el punto de McBurney. Esto ocurre con mayor frecuencia de 12 a 14 horas después del comienzo de la enfermedad.

Anorexia o falta de apetito, se presenta en la mayoría de los pacientes, si no se presenta frecuentemente se puede descartar apendicitis.

Náusea y vómito, si se presentan antes que el dolor se puede tratar de gastroenteritis.

Si el apéndice se rompe, puede haber una ligera disminución del dolor, sin embargo, posteriormente el dolor puede empeorar al caminar, toser o hacer movimientos súbitos.

Escalofríos y temblores.

Heces duras.

Diagnóstico

En general, el diagnóstico de apendicitis puede ser de un 80% de posibilidades después de la evaluación. En ocasiones los síntomas son vagos y pueden presentarse en las primeras horas de la enfermedad, por lo que requerirán una segunda evaluación en las siguientes ocho o doce horas siguientes.

Las causas más frecuentes de diagnóstico erróneo en pediatría son gastroenteritis, seguidas de infecciones de vías respiratorias y urinarias.

El diagnóstico de apendicitis puede no estar claro en el 25 a 30% de los niños.

Tratamiento

La apendicectomía sigue siendo el único tratamiento curativo y se realiza posterior al diagnóstico. Debido a que en los niños los síntomas pueden ser inespecíficos, pero existe sospecha de apendicitis, se puede encontrar en esos casos apéndices “blanca” hasta en un 10 a 20%; en esos casos la cirugía está justificada debido a que las complicaciones pueden ser peores si no se llegase a operar el paciente. En esos casos, se indica la extirpación del apéndice y se revisa la cavidad en busca de alguna otra enfermedad que simule el cuadro de apendicitis.

Desde hace pocos años, la apendicectomía puede realizarse mediante mínima invasión a través de laparoscopía; teniendo los beneficios de una recuperación más rápida, menos dolorosa y pudiendo realizar una inspección de todo el abdomen.

Es importante saber que como en cualquier proceso quirúrgico, no está exento de posibles complicaciones inmediatas y tardías; dentro de las cuales, pueden presentarse infección del sitio quirúrgico, hematomas, seroma, fiebre, formación de abscesos o dehiscencia de herida, y en casos más severos peritonitis, sepsis o fallecimiento si no es tratada.

 

Más Leidas

Lo Más Visto

Nota Roja

Error: No hay noticias

Lo Más Reciente

Más Noticias

© Todos los derechos reservados, bieninformado.mx 2011